Esta es la forma más fácil de identificar a un psicópata

¿Tienes un compañero de trabajo que dice lo que los demás quieren escuchar para salirse con la suya? ¿O alguna amiga que sabe perfectamente qué cumplidos decirle al maestro para obtener más tiempo para entregar un trabajo?

Lamentamos decirte pero lo más seguro es que estés conviviendo con un psicópata y ni siquiera lo sabes. Sin embargo existe una sola prueba, con poquísimo margen de error, que te puede decir si tu compañero de cubículo es psicópata o sólo es un imbécil. Y sí, antes de que preguntes hay mucha diferencia.

Para identificar si alguna persona en tu trabajo, escuela, o incluso en tu familia, padece de trastorno de psicopatía, lo único que debes hacer es bostezar.

Cuando una persona bosteza, quienes están cerca y sienten empatía por ella bostezarán.

De acuerdo con un estudio de Elisabetta Papalagi, investigadora del Instituto Ciencias Cognitivas y Tecnología de Roma e Iván Norsica, investigador del Museo de historia Natural de la Universidad de Pisa, en Italia, el bostezo es una forma de solidarizarse con las personas en nuestro entorno que experimentan ciertas sensaciones como el estrés, cansancio o aburrimiento.

Descubre si eres narcisista respondiendo esta pregunta…

Tras el estudio, ambos determinaron que el bostezo es un mecanismo para compartir emociones y mostrar empatía. Mientras el vínculo afectivo sea más fuerte –amigos, familiares o pareja– más rápida será la respuesta reflejo del bostezo contagioso.

En contraste, una persona que padece el trastorno mental psicopático nunca podrá bostezar, pues los diagnosticados con esta enfermedad siente muy poca o nula empatía.

Ahora haz la prueba. Bosteza cuando estés platicando con alguien a quien consideres cercano y fíjate sí el, o ella, también lo hace. Si lo hace, no tienes nada de qué preocuparte.

Si finges tu bostezo, ¡felicidades, eres un psicópata!

En cambio, si no lo hizo, busca otro tipo de señales o conductas: ¿Manipula a las personas a su alrededor para obtener lo que quiere? ¿Hace sentir culpables a las personas cuando no logra lo que quiere? ¿Tiene muy definido lo bueno y lo malo pero no le importa a la hora de actuar?

Recuerda, no es lo mismo ser un psicópata que un simple imbécil. Al menos uno sabe lo que es y lo acepta ¬¬

OJO: Esto resulta más difícil en juntas o reuniones, pues puede ser muy difícil que reaccionemos empáticamente ante desconocidos.

 

Con información de National Geographic y i100.