Los Caballeros del Zodiaco cumplen 30 años y recordamos los momentos más emblemáticos

Los Caballeros del Zodiaco nos marcaron. Casi cualquier persona de nuestra generación, los que rozan los 30 o los que se pasaron un poco, puede recordar levantarse temprano y encender la televisión para ver, empijamados, a Seiya y compañía.

Fuimos tantos y fueron tiempos tan felices, en parte gracias al Carisaurio, que no podemos olvidar que esta serie se lanzó el 11 de octubre de 1986 y que en 2016 cumple 30 años y por ello merece un homenaje.

También merece un homenaje, uno muy emotivo, porque gracias a Seiya y compañía aprendimos dos o tres cosas acerca de la amistad y unas cuantas más sobre no darte por vencido aunque todo pinte de la patada. Conocimos también la importancia del trabajo en equipo y el valor del sacrificio.

Claro, porque además de muchos madrazos, sangre y violencia, Los Caballeros del Zodiaco también tenían valores. Y si ya se les olvidaron, o no nos creen, les recordamos algunos de los mejores momentos, a nuestro gusto, de Saint Seiya.

La pelea entre Shiryu y Seiya en el torneo

¿Alguien duda que esta sea una de las mejores peleas en Los Caballeros del Zodiaco?

 

Seiya se gana la armadura de Pegaso al derrotar a Cassios

Francamente, Cassios se habría visto terrible con la armadura.

 

Ikki obtiene la armadura de Fénix

Guilty mata a su hija Esmeralda –quien también es el interés romántico de su alumno– para liberar el poder del Fénix :,(

 

Dragón negro salva a Shiryu

Este es uno de esos discursos sobre la amistad que te hacen poner la piel chinita (y uno de los mejores ejemplos de redención).

 

Shun de Andrómeda salva a Hyoga en la casa de Libra

Aún no sabemos porqué es una de las escenas más recordadas. Pero seguro tiene que ver con muchísima amistad.

 

Shiryu derrota a Shura de Capricornio

El sacrificio de Dragón para derrotar a Shura de Capricornio tomándolo por la espalda y elevando su cosmos para subir al espacio exterior y ganar la pelea…

…y la redención de Shura que lo salva, y de pilón le regala su técnica más poderosa, Excalibur.