Animales fantásticos descubiertos en 2016 y dónde encontrarlos

Que si murió Juan Gabriel, que si ganó Donald Trump la elección presidencial de Estados Unidos, la guerra en Siria, la huida de Javier Duarte y el dólar que llegó a los 20 pesos. Y eso sin recordar las marchas contra del matrimonio de personas del mismo sexo en México…

En definitiva fue un mal año. Uno especialmente ojete en el cual parece que la humanidad retrocedió varias décadas.

En el lado opuesto, 2016 fue un año bastante bueno para la zoología. Durante él fueron descubiertas al menos nueve especies “nuevas”. Y al menos tres de ellas en México –si ya quieres verlas, están hasta el final, pero de verdad creemos que deberías conocer al resto ;)–.

¿Qué tiene 414 patas, 200 glándulas venenosas, ningún ojo y cuatro penes? Sí, cuatro. El Illacme tobini, un miriápodo descubierto en California, Estados Unidos, que podría ser la envidia de cualquiera por sus numerosas… ¡glándulas venenosas!

 

La serpiente Parafimbrios lao, descubierta en Laos el año pasado, se ganó el apodo de Ziggy Stardust por dos razones: a)sus escamas iridiscentes –casi psicodélicas– que cubren todo su cuerpo que recordó a sus descubridores a b)David Bowie, el músico inglés que murió en 2016.

 

Los insectos hoja o palo son una constante en la naturaleza. Sin embargo hasta ahora se desconocía un arácnido con forma de hoja seca, apariencia que desarrolló para sobrevivir en el bosque lluvioso de Yunnan, China. Esto le ayuda a capturar a sus presas y a ocultarse para no terminar en un plato de sopa o guiso chino.

 

Australia, hogar de Men at Work, Mad Max y los animales más p**os peligrosos del mundo nos regala una especie que –¡por fin!– no representa una amenaza a los humanos. La Dolomedes briangreenei es una araña semiacuática descubierta en Queensland y tiene la grandiosa habilidad de deslizarse por el agua a la espera de insectos, ranas, sapos y peces, el alimento favorito de este arácnido que puede matar presas de cinco veces su tamaño.

 

Tan pequeña como la honestidad de muchos de nuestros gobernantes –no importa cuando leas esto–, la araña Eriovixia gryffindori de apenas siete milímetros de largo fue descubierta en India. Como ya te habrás dado cuenta, su nombre hace referencia a una de las casas de Hogwarts, el colegio de magos donde estudia Harry Potter. Este arácnido de fue llamado así porque, dicen, se parece al Sombrero Seleccionador. No es la gran cosa, pero al parecer a J.K. Rowling sí le gustó –tanto que no cobró regalías–.

 

Este pequeño lagarto es digno de los bestiarios de Star Trek. No es casualidad que –debido a las protuberancias en su cabeza y su cara de maloso– parezca salido de la mente de Gene Roddenberry. Sin embargo la Tylototriton anguliceps, nombre científico de esta salamandra, es originaria de Tailandia y aunque tiene colores muy vistosos es difícil perderle la vista por su tamaño –menor a los 10 centímetros de largo–.

 

Para cuando leas esto quizá ya no existan estas tres especies de salamandra del género Thorius –cuyo hábitat se extiende desde México hasta Brasil– que apenas descubrieron en los bosques montañosos de Oaxaca. Estas especies se caracterizan por su diminuto tamaño y desafortunadamente están en peligro de extinción.