¿Por qué domesticamos a los gatos si son mascotas difíciles?

Reyes del internet y del corazón del 75% de los integrantes de ClickNecesario, nadie sabe a ciencia cierta por qué domesticamos a los gatos si son animales difíciles. A continuación les contaremos hechos que prueban que, a pesar de ser los seres más hermosos, también son uno de los peores animales que pudimos traer a nuestros hogares como mascota.

En el libro El león en la sala: Cómo los gatos nos domesticaron y se adueñaron del mundo, la periodista Abigail Tucker se encarga de rastrear los motivos y el momento en el que perdimos la cabeza por tan aberrantes criaturas.

bd7151a1e3f94e57a8c81e9e16084ce5
¡Aberrantes, dije!

No son mascotas hogareñas

Sí, en realidad son bastante malos para la domesticación. Cuando el ser humano empezó a domesticar animales escogía los que pudieran estar fácilmente en espacios cerrados; también era necesario que comieran de todo, como un cerdo o una cabra que pueden alimentarse de sobras de la cocina. Por el contrario, los gatos prefieren sólo comer carne de buena calidad… los muy bastardos elegantes.

Suave y melindroso.
Suave y melindroso. Hyptor

También es necesario poder dominar a los animales y por eso se escogían animales con jerarquías sociales. Por ejemplo, los perros y el ganado tienen un líder y nosotros podemos controlarlos al imponerles una figura que funja como un perro alfa o guía líder.

Los gatos, sin embargo, son animales solitarios y no tienen jerarquía social. Son difíciles de controlar físicamente y no les cae muy bien el encierro.

Todo tiene un precio

No debería ser un misterio por qué el ser humano escoge domesticar algo. Normalmente, el propósito de domesticar una especie (animal o vegetal) es obtener beneficios de ella. Ya sea leche, piel o trabajo, es claro que somos unos convenencieros cuando se trata de adoptar un animal.

La justificación útil que muchos dan a los gatos es que ayudan a controlar las plagas de ratas. Pero en realidad ni siquiera son tan buenos haciendo eso. Son magníficos cazadores, pero se ha descubierto que debido a que las ratas han coexistido en los basureros con ellos, no tienen necesidad de matarlas en la ciudad.

Quizás maten un par de vez en cuando, pero esto no se compara al número de ratas que existen, lo cual hace que su trabajo sea realmente nulo.

funny-cat-mice-hug-sleeping
The Meta Picture

Entonces, ¿cómo y por qué llegamos a domesticarlos?

La cosa es que nosotros no los escogimos. Hace 10 mil años, las civilizaciones empezaron a crear grandes cambios en el medio ambiente y esto propició que algunos mamíferos, como zorros, tejones y pequeños gatos salvajes, se acercaran a los primeros asentamientos a comer basura. Les gustó lo que encontraron y llegaron para quedarse.

El triunfo de los gatos

Durante mucho tiempo, la convivencia fue probablemente accidental. Pero los gatos lograron sobresalir entre los zorros y tejones para convertirse en mascotas adoradas por la razón más extraña: su parecido con los bebés humanos.

No es tan descabellado como suena, las características físicas de los gatos nos recuerdan a los bebés por sus grandes ojos redondos, narices pequeñas y cabecitas redondas. Este combo de ternura hace que se parezcan a nuestras criaturas. Y es que uno como sea, pero LAS CRIATURAS.

Big-cat-or-small-baby--_t35n
Idénticos. asiantown.net

Lo anterior les dio ventaja en la competición de amor humano sobre los mapaches y otros mamíferos e hizo que se volviera intrigante y adorable contar con su presencia.

La extraña convivencia del humano con el gato

Las personas que tienen gatos tienden a salir menos al mundo exterior, después de todo no tienen que pasearlos o conocer gente en los parques. Y quizás por esto se convirtieron en la mascota oficial del hogar de los antisociales: internet.

http-mashable.comwp-contentgallerythe-unofficial-hiss-tory-of-cats-on-the-internetcat-keyboard-space
Y si pueden controlar el internet, pueden controlar el universo entero.

De igual manera, los gatos no son un sustituto de compañía humana como los perros, por ejemplo, quienes hacen una conexión con sus dueños por medio de la oxitocina (la hormona de la felicidad) que sea crea en su convivencia.

Los que los gatos tienen es el poder de adaptabilidad: Aunque son principalmente antisociales, han logrado encontrar la manera de manipular a su amo por medio de maullidos.

Ternura controladora: ON.
Ternura controladora: ON.

De hecho, los gatos ferales no maúllan mucho y ni siquiera se maúllan entre ellos, pero ante la presencia humana logran comunicarse para obtener lo que quieren. Ese ronroneo insistente y casi infantil nos conmueve para que les demos comida y se nos olvide que en algún momento nos atacaron la cara.

Abigail Tucker, quien se declara amante de los gatos de toda la vida, confiesa que perdió un poco del amor cursi y el “aw, gatito bebé suave” después de hacer su investigación. Sin embargo, ahora la maravillan más y de nuevas maneras:

“Ahora puedo apreciar la historia de cómo este pequeño animal se las arregló para tener un lugar en el mundo natural, como especie invasiva, y en el mundo cultural, como el animal más poderoso del planeta. Para mí es algo maravilloso cómo el gato ha llegado tan lejos sin ofrecernos mucho a cambio.”

Tucker concluye que justo nuestro desinterés por obtener algo de ellos es lo que hace nuestra relación pura. Normalmente, los humanos extraemos todo lo que podemos del medio ambiente y con los gatos nunca tenemos las riendas. Les damos todo y no nos dan nada. Ni siquiera sabemos lo que queremos de ellos, pero igual los amamos.

Es el amor más desinteresado y masoquista que existe en el planeta. ¡Vivan los gatos! Vivan por siempre esos desgraciados manipuladores hermosos bebés.

giphy (2)

Puedes ir a Science of Us si quieres leer más acerca de la investigación de Abigail Tucker.